El bidé, el gran olvidado de tu baño

El bidé

Como bien deberías saber, el bidé es ese elemento del baño con cierto parecido al lavabo, pero más pequeño. También es cierto que muchas personas dudan de su utilidad. De hecho, algunos países de Europa y Estados Unidos no lo usan porque les parece un artículo antihigiénico. En cambio, hay otro sector de la población que no sabe vivir sin él. Por ello, hoy queremos abrir el debate. Si estás pensando en instalar este elemento en tu baño, hoy te resolveremos tus dudas. ¡Descubre los pros y los contras de contar con uno en tu hogar!

Cuáles son los beneficios de contar con un bidé

Una cosa que sí tenemos clara respecto a la instalación de un bidé en el baño es que se trata de una decisión propia y subjetiva, pues no todos le damos el mismo uso. De hecho, mucha gente lo utiliza únicamente a modo decorativo. Sin embargo, la mayoría de interioristas piensan que es un elemento que esta pasado de moda y lo único que hace es estorbar. ¿Estás de acuerdo con ellos?

Por regla general, la principal función del bidé era la de sustituir al papel higiénico. La gente prefería ahorrar en papel. Eso sí, a costa de un espacio de gran valor. No obstante, además de para la higiene íntima, también estaba pensado para lavarse los pies y piernas.

En la actualidad, su utilidad va más allá. Podemos destacar la facilidad que ofrece para lavar ciertas partes de nuestro cuerpo que con la ducha no se podría, ya que nos mojaríamos enteros. También es una buena alternativa para lavar el pelo en caso de que no queramos ducharnos.

Y, por último, pero no menos importante, también hay que destacar que puede ser empleado como bañera para bebés. Al ser de menor tamaño, se maneja mejor y nos aseguramos que los peques estén más a gusto y cómodos.

Ventajas e inconvenientes de un baño con o sin bidé

Sin duda, un debate de lo más habitual. Para empezar, nos gustaría destacar que una de las principales ventajas del bidé es lo práctico que puede resultar en numerosas ocasiones. Ya no sólo para la higiene, sino para otras utilidades, como puede ser el lavado de prendas. Por otro lado, tenemos los centímetros que le quita al baño, algo no muy favorecedor si tu estancia es de dimensiones reducidas.

A pesar de ello, este elemento aporta un toque plus en la limpieza diaria que el papel higiénico no nos proporciona. Además, hay que añadir que, se utilice para lo que se utilice, gastará menos agua que una bañera. Sea como sea, en Varada contamos con todo lo necesario para hacer de tu baño el espacio de tus sueños. ¡Contacta con nosotros y obtendrás un resultado increíble!