¿Un baño relajante? Crea un espacio mindfulness

¿Un baño relajante? Crea un espacio mindfulness

Si hay algo que define perfectamente nuestra actualidad, es el término “estresante”. Por ello, cada vez es más necesario buscar formas de relajar cuerpo y mente. Aunque creas que no tienes tiempo para esto, debes aprender a mimarte, pues es algo que puedes conseguir hasta en tu propio baño. ¡Como lo oyes! En nuestro nuevo post te descubrimos una tendencia que, si bien es cierto que no es nada nueva, se ha reinventado para adaptarse a nuestro día a día, el mindfulness.

Mindfulness, ¿en qué consiste este término?

También conocido como “atención plena” o “consciencia plena”, el mindfulness es un tipo de meditación que consiste en estar atento de manera intencional a lo que hacemos. Un ejemplo de ello es meditar centrándote en un sentimiento, como puede ser la felicidad, o en un elemento, como la respiración.

Por este motivo también se le llama “atención plena”, pues no se trata de una meditación cualquiera. Y, evidentemente, ésta debe ir acompañada de una atmósfera adecuada.

En este sentido, en Varada creemos que la atmósfera del baño es perfecta para conseguir la relajación que tanto buscas. Si no lo crees así, no dejes de leer.

¿Por qué crear un espacio mindfulness en tu baño?

Lo primero que deberías saber a la hora de apostar por un espacio mindfulness en tu baño es la importancia de construir una atmósfera adecuada. Entre todos los elementos posibles, en Varada queremos destacarte los siguientes:

Las tonalidades del baño. Te lo hemos dicho en más de una ocasión, la gama cromática influye considerablemente en cualquier espacio. Como bien sabrás, los colores estridentes no son la mejor opción, pues no incitan a la meditación. Por ello, la mejor alternativa son los tonos grises, tierra, pasteles… etc. Además, si cuentas con una ventana, potenciarás más la luz.

Materiales. Al igual que con el apartado anterior, hay ciertos materiales que son más adecuados para crear una atmósfera relajante, como es el caso de las maderas, las fibras o la piedra.

Textiles. Llegado este punto es cuando se entremezclan los anteriores, pues requerimos de materiales idóneos que, además, deben tener un tono que incite a la relajación. Para ello, te aconsejamos buscar la suavidad en ambos casos.

Plantas. Ya lo advertimos en nuestro anterior post, estos elementos decorativos aportan numerosos beneficios en tu baño. En el caso del mindfulness, la naturaleza ejerce un gran poder para cultivar el cuerpo y la mente. No dudes en añadir plantas que te inspiren, ayuden y fortalezcan.

Como has podido comprobar, crear un espacio de meditación mindfulness en tu baño es de lo más sencillo. Sigue nuestros consejos y crea una atmósfera excelente con la que relajarte y conseguir mayor intimidad. ¡En Varada encontrarás todo lo necesario para disfrutar de la estancia!